Vigier G.V. Wood P90
+
Vigier G.V. Wood P90

G.V. Wood P90, Guitarra de forma Les Paul from Vigier belonging to the G.V. Wood P90 model.

Opinión
Price engine
Anuncios
  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba de la Vigier G.V. Wood 90

Doña Good Vibes

  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Desde el principio de los años ochenta, Vigier se ha forjado una reputación sin par en la fabricación de instrumentos musicales. Así el fabricante, en lugar de una producción masiva y sosa, privilegia una calidad sin igual gracias a un proceso de fabricación en la cual cada etapa es cuidadosamente controlada y estampillada “Made in France”. La selección de las maderas, cuyo tiempo de secado va de 3 a 7 años, es una etapa clave en la fabricación de cada instrumento.

La G.V. Wood 90 se entrega en un magnífico estuche con la efigie de la marca. La guitarra está disponible en cinco colores : amber, burgundy fade, ebony fade, purple fade y stowash blue. Cuidado con las fotografías en el sitio del constructor que no reflejan el suntuoso barniz del instrumento contemplado a plena luz del día.

 

 

Una reserva de innovaciones

 

 

Una vez abierto el estuche, los ojos se abren como platos frente a la belleza del instrumento. Su forma global se inspira mucho de la famosa Les Paul. El instrumento, que pesa 3,3 kilogramos, tiene un cuerpo de aliso macizo. La tapa de armonía, de arce, está pegada en el cuerpo. Aun si estamos lejos de las maravillosas tapas onduladas de las Les Paul Standard, apreciaremos sin embargo la belleza del veteado de la madera debajo del barniz espeso, pero transparente. El cuerpo y la parte posterior del mástil llevan el mismo acabado brillante.

 

El mástil, cuya cabeza lleva la “V” de Vigier de nácar, tiene una escala de 630mm y 22 trastes. Ha sido reforzada con una pequeña protuberancia en el dorso de la cabeza que permitirá una mayor resistencia por si acaso se cayera. Notamos la presencia del famoso traste “cero” (firma de la marca) que permite obtener el mismo timbre de una cuerda al aire como pisada. Las clavijas, de marca Schaller, llevan un sistema de bloqueo y se reparten de cada lado de la cabeza. La cadena clavijas, cejuela de teflón y el conjunto cordal/puente, facilita la estabilidad de la afinación. El mástil tiene un perfil en D. Su espesor va de 19,5mm hasta 23mm a la altura del 12° traste. Está fijado a cuerpo mediante 4 tornillos. Uno de los numerosos hallazgos de Vigier es el refuerzo el mástil con carbono (90% de arce por 10% de carbono) que asegura una resistencia óptima a los cambios de hidrometría. Está hecho de arce macizo con un diapasón pegado de phenowood.

 

 

El profano descubrirá que el phenowood no es una madera natural, sino un aglomerado de madera comprimida y mezclada con resina fenólica. Uno obtiene así un material sintético muy denso, que resiste al tiempo y al uso de los dedos. El color negro brillante es un encanto. El contacto de los dedos con el diapasón del instrumento es muy particular. Uno tiene más la sensación de pasar sus dedos en baldosas que en el diapasón de una guitarra, pero una vez establecido el contacto, la unión con el instrumento es divina. Una pequeña queja en cuanto al envejecimiento de este tipo de diapasón en el tiempo... ¿Cuanto costaría cambiar los trastes de tal instrumento? Los trastes son de tipo medio y la incrustaciones redondas están presentes únicamente en el canto. Uno lo recorre sin dificultad ninguna y el acceso a los agudos extremos se hace sin esfuerzo.

 

El herraje, cromado, tiene un diseño moderno con formas redondeadas. La electrónica es relativamente simple : un potenciómetro de volumen global, otro de tonalidad y un selector de 5 posiciones. El cordal y el puente (cuya altura es ajustable) son de concepción original de Vigier. Se instalan en el cuerpo mediante dos tornillos cada uno. El cordal es de tipo “top loader”, es decir que las cuerdas no atraviesan el cuerpo del instrumento. Los enganches de correa llevan dos clavijas que penetran la madera del cuerpo muy profundo.

 

 

 

Maniqueísmo antiguo/moderno

 

 

Una de las particularidades de este instrumento es la mezcla de una luthería muy moderna con pastillas cuya concepción original es de 1947...

 

Ambas pastillas con P-90, de tipo “soap-bar” Alnico V de la marca sueca Lundgren. El bobinado de estas últimas, hecho a mano, contribuye al color único de cada pastilla. Cada uno de los seis polos de cada pastilla se ajusta uno por uno, lo que permite un ajuste sumamente preciso del timbre de cada cuerda. Los huecos de la guitarra están blindados. Siendo de bobinas simples, las P-90 producen un sonido más brillante, más fino y menos “ahogado” que las pastillas humbucker de una Les Paul, sin embargo estamos muy lejos del sonido cristalino, chasqueando y brillante de las bobinas simples de Fender. Una placa fijada con 4 tornillos en la parte posterior del instrumento permite acceder rápidamente a la electrónica. El selector de 5 posiciones ofrece posibilidades sonoras muy distintas. El sonido que sale del instrumento es puro como el cristal. Las pastillas tienen un carácter rock, pero podrán sin problema hacer una incursión en otros estilos musicales gracias a las varias asociaciones de pastillas propuestas por el selector.

 

 

 

Después de haber mirado nuestro top model por todas partes, vamos a ver ahora sus capacidades expresivas más secretas...

 

En posición 1, la pastilla del puente suena sola. El sonido es redondo, potente y resalta bien, sin chasquear demasiado en sonido claro. Perfecto para el crunch.

 

En posición 2, ambas pastillas están en oposición de fase. Esto significa que ambas fuentes cancelan la señal común para dejar pasar únicamente las diferencias. El timbre es más débil en los medios, con la adjunción de armónicos en los agudos. Esta posición suele ser interesante y recuerda un color “acuático”, aunque sea algo difícil de utilizar...

 

En posición 3, ambas pastillas se mezclan. El resultado sonoro es muy brillante y funky.

 

En posición 4, ambas bobinas de las pastillas están en serie. Resulta un nivel de salida importante con un sonido potente, muchos graves tanto en sonido claro como crunch o saturado que goma ligeramente el ataque.

 

En posición 5, la pastilla del mástil suena sola, cálida y redonda.

 

Escucha a continuación los sonidos grabados con nuestro ampli The Valve y nuestro Torpedo :

 

 

 

milieu clean
00:0000:24
  • milieu clean00:24
  • chevalet disto00:20
  • chevalet clean00:24
  • position 2 clean00:25
  • position 4 disto00:11
  • manche disto00:08
  • position 4 clean00:23
  • manche clean00:24

 

 

Conclusión

 

Vigier propone entonces una guitarra con una estética y una concepción moderna destinada a distinguirse de marcas para el público, cuidando siempre la innovación, sin olvidar los valores del pasado : las pastillas P-90. Uno podrá reprocharle la ausencia de un ajuste de volumen para cada pastilla que permitiría dosificar el sonido de modo más progresivo para pasar las pastillas fuera de fase. Así, por una tarifa, sin dudas, alta (precio público : 2800€), pero que se justifica claramente, uno tendrá la posibilidad de adquirir una guitarra de gama alta fabricada en Francia. Rock, jazz, blues, metal, esta guitarra te permite tocar de todo, pero cuidado, es tan precisa que la menor imperfección se hará oír...

 

  • Polivalencia sonora
  • Acabado
  • Diseño
  • No disponible para zurdos