Steinberg Cubase 6
+
Steinberg Cubase 6

Cubase 6, Secuenciador from Steinberg in the Cubase series.

  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba del Steinberg Cubase 6

Cubase SIX

  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Cuando Avid y Cakewalk lanzaron las nuevas versiones de sus secuenciadores estrellas respectivos justo antes del año nuevo, Steinberg debía responder y aprovechó el NAMM para liberar la muy esperada versión 6 de Cubase. Si este nuevo refrito no pone patas arriba las fundaciones establecidas del secuenciador, trae su lote de novedades notables, tanto en lo que va de la ergonomía como de las funcionalidades.

Cada dos años, Steinberg le hace un lifting a su secuenciador, y lo poseedores de la versión anterior deben de pasar otra vez por caja. La cuestión es entonces, para ellos: ¿vale la pena comprar la actualización, que cuesta 150€? Otros usuarios, que nunca utilizaron Cubase, tendrán curiosidad por comparar con sus herramientas actuales el nuevo bebé nacido en Alemania. El precio de Cubase 6 (aproximadamente 600€) se ubica además en el promedio de los secuenciadores de gama alta. Evidentemente, uno no puede responder directamente la pregunta “¿Debo comprar este nuevo Cubase?”, ya que los perfiles de usuarios suelen ser muy diversos, y cada uno tiene su propia manera de crear música. De hecho, nuevas funcionalidades podrán encantarles a algunos, cuando dejarán fríos a otros.

 

Estudiaremos entonces con cuidado todas las funcionalidades de este Cubase 6, y te dejaremos libre de determinar si estas últimas te sirven realmente, o no. Sea lo que fuese, las novedades son numerosas y se destinan a un amplio panel de usuarios, del guitarrista que vive en una buhardilla, al técnico superior en bucles que nunca está al compás, pasando por el obsesionado con MIDI y bancos de sonidos o el baterista al ritmo flotante.

 

 

Steinberg Cubase 6

Empezamos con el protocolo de prueba: Cubase 6 fue instalado en nuestro Mac equipado con Snow Leopard, que permite probar las versiones 32 y 64-bit del secuenciador. Ambas versiones fueron relativamente estables (un solo fallo en la versión 64-bit, a causa de una incompatibilidad con el VST Bridge que normalmente permite pilotar plug-ins 32-bit con un secuenciador 64-bit. Notamos también que, en Mac, los plug-ins que pasan por el VST Bridge no permiten el arrastrar/soltar la ventana del programa al secuenciador, algo que puede ser un handicap en algunos casos. Además, todos los plug-ins que utilizan el VST Bridge se compartirán 4Go de memoria, y eso aunque tenga 16Go tu computador... El usuario que desea pasar a la versión 64-bit también debe saber que algunas funciones todavía no están accesibles, como la exportación MP3 y OMF, los VSTi Tonic, Embracer y Monologue, o el ReWire (la culpa a Propellerhead). Averigua también la disponibilidad de tus plug-ins en 64-bit, o su compatibilidad con VST Bridge.

 

Estos pequeños detalles apuntados, podemos ahora descubrir esta sexta versión de Cubase... Sólo trataremos en esta prueba las novedades de la versión 6, recomendamos entonces a los lectores que no conocen el software la lectura de la prueba de la versión anterior.

 

Sección cosmética y bienestar

 

Antes de instalar el programa, gracias a la imagen descargada (7,25Go), recuperamos los archivos .pdf que sirven como manual de usuario. Lamentamos la ausencia de un manual en papel, pero visto el tamaño (700 páginas), apreciamos la función de búsqueda y, de paso, salvamos algunos árboles. También nos gusta el hecho de que Steinberg ponga a disposición una docena de tutoriales en vídeo, los cuales son muy informativos y ayudarán a los novatos en sus primeros pasos.

 

Steinberg Cubase 6

Al abrir Cubase 6, notamos un ligero lifting de la interfaz gráfica, la cual nos parece más legible, y hasta más linda. Nada excepcional, pero es algo que apreciamos. Hasta se pueden cambiar los colores de los vúmetros de la mesa de mezcla, la iluminación de los botones, sus matices, su claridad y su intensidad.

 

En la sección Bienestar, encontramos la función MIDI Learn directamente dentro de la interfaz de Cubase, y para todos los plug-ins VST3, al nivel de la ventana de los Quick Controls, que uno podrá encontrar rápido (de ahí el nombre) en la columna ubicada a la izquierda de la ventana del proyecto. Esta ventana tiene además un papel importante y será muy útil por varias razones. Que sea para las pistas MIDI o de audio, uno tendrá un acceso directo a muchos parámetros, además de los Quick Controles (controles instantáneos en español): los efectos de inserción, los ecualizadores, los envíos de efectos, el bloque de notas y la vía para el audio, y el Expression Map, el Note Expression (a continuación), y los inserts MIDI para las pistas... MIDI.

 

Esta columna también se encuentra, llena de parámetros diferentes, en el Key Editor (cuantificar, transportar, longitud) y el Sample Editor (marcas, audiowarp y demás gracias) a fin de editar respectivamente los archivos MIDI y de audio. La ventana de proyecto y las ventanas de edición son ahora más coherentes, algo bienvenido. Antes de sumirnos en las nuevas funciones del Sample Editor, notamos que ahora es posible almacenar los archivos del MediaBay (que recopila las muestras y los bucles) en un disco duro externo que uno podrá llevar a todas partes. En el mismo estilo, también será posible exportar los notepads de cada pista a un archivo de texto, algo conveniente. Última pequeña atención muy simpática: ya no es posible borrar una pista mediante la tecla “Supr”. ¡uf! se acabaron los errores de manipulación...

 

Ahora vamos al grano, cargamos algunos archivos de audio y los abrimos con el Sample Editor rebosado de funcionalidades bastante simpáticas.

 

Cortado en lonchas

 

Steinberg Cubase 6

Después de haber hecho un doble clic en un evento de audio, se abre la ventana Sample Editor (editor de muestra en español) y uno descubre las nuevas funcionalidades en la columna a la izquierda. Si quieres recortar (slicing) o utilizar el AudioWarp (introducido en la versión 5 de Cubase), primero tendrás que definir marcas. Tienes, para hacerlo, una herramienta bastante práctica y realmente eficiente. Gracias al fader de umbral, el programa define marcas en más o menos transitorios, luego afinás según lo que necesites. En la mayoría de los casos, uno querrá una marca en el ataque de cada nota para transformar después estas marcas en franjas si quiere hacer recortes (particularmente útil en partes rítmica), en Warp Tabs si quiere utilizar el AudioWarp (para  sincronizar una voz o un instrumento) o en nota MIDI para hacer Drum Replacement, por ejemplo. Encontramos también otras posibilidades, como el hecho de poder crear un groove que podremos encontrar en el menú Quantize (práctico para sincronizar una línea de bajo con un groove de batería en un santiamén), o crear marcadores, regiones o eventos. A continuación está un ejemplo de sincronización de una guitarra con el AudioWarp:

 

 

00:0000:00
00:0000:00

 

 

 

Steinberg Cubase 6

Si uno quiere, por ejemplo, cortar una batería, convertirá las marcas en franjas que se cuantificarán en la rejilla deseada. Hasta ahora, no es nada excepcional, me dirás. Pero Cubase se ha lucido con las baterías en multipistas. En efecto, si uno agrupa todas las pistas en un directorio y que marca algunas pistas (muchas veces será el bombo, la caja snare y el charlestón, no se hará mucho en el room o los overheads), será posible entonces cortarlo todo en franjas según algunas reglas. Gracias a un sistema de estrellas, podrá priorizar el recorte adaptado a la pista de bombo o de caja clara. Una vez realizado el corte, uno se encuentra con todas las pistas en trozos, en las mismas partes, y la edición (el movimiento, la cuantificación), se hará de modo agrupado. Se evitan así los problemas de fase. Podrás después aplicar crossfades automáticos con el fin de evitar los clics de audio. Y si te digo que todo esto se encuentra disponible en una sola ventana (el panel de cuantificación) y que sólo necesitas unos segundos para hacerlo... empiezas a darte cuenta de la sencillez y de la rapidez con la cual se sincroniza una toma de batería multipista con el tempo de la canción. A modo de ejemplo, hemos utilizado una batería en multipista (overhead, room, bombo, caja clara y charle) no sincronizada en absoluto, que hemos sincronizado en pocos segundos en Cubase. El resultado es bastante satisfactorio, aunque se pueden escuchar algunos recortes en las pistas de overhead y de room. En el segundo ejemplo, se debe principalmente a que el charle está abierto, cualquier crossfade en este caso es fatal, y nos damos cuenta de que en el primer ejemplo, con un charle cerrado, el resultado es más convincente.

 

Drums 80 pas carree
00:0000:19
  • Drums 80 pas carree00:19
  • Drums 80 quantifiee00:19
  • Drums pas carree00:19
  • Drums quantifiee00:19

 

 

Ya que se habían definido las marcas, hemos aprovechado para hacer el Drum Replacement. Creamos una pista MIDI y la asignamos al Groove Agent. El resultado es muy satisfactorio y lo hemos realizado en sólo unos minutos. El punto fuerte de esta sexta versión de Cubase es la ergonomía y las herramientas proporcionadas que permiten trabajar rápido y obtener resultados de calidad suficiente, y que se tendrán que afinar en algunos casos.

 

 

00:0000:00
00:0000:00

 

 

Una de las grandes novedades que encantará a los usuarios de bucles y a los aficionados al pitch shift, es la llegada de los algoritmos de Zplane, Elastique Pro y Elastique Efficient. En la versión 5, Steinberg ya nos había gratificado con el Elastique Soloist V2 para su VariAudio, que permite ajustar la altura y la colocación de la voz o de instrumentos monofónicos. El editor da un nuevo golpe con estos nuevos algoritmos que permiten cambiar el tono con una calidad jamás vista hasta ahora en Cubase. Para probar la función, hemos compuesto una música con los bucles incluidos en el MediaBay, después hemos bajado y subido el tempo mediante la pista idónea. Lo que vas a escuchar se hizo en tiempo real, no hay bounce:

 

 

00:0000:00

 

 

 

Steinberg Cubase 6

Como lo puedes escuchar, el resultado es realmente convincente, hasta con ajustes extremos. La versión Efficient permite aliviar un poco el procesador sin perder mucha calidad, mientras que tres modos le permitirán al usuario favorecer la precisión del ritmo, la altura o ambas, a la manera de un magnetófono de cinta.

 

Por último, nota que también es posible escanear un archivo de audio con el fin de extraer su tempo. Esta función es muy práctica para grabaciones que no se hicieron con un metrónomo. Cubase creará, en pocos segundos, una pista de tempo fluctuante que sigue perfectamente la pista original. La consecuencia de este proceso es una edición más rápida y la posibilidad de añadir instrumentos virtuales que se cuantificarán con mayor facilidad al groove de la canción. Algo práctico si no siempre tocas en ritmo...

 

Y si te gusta apilar las tomas, Cubase también ha pensado en ti y ha mejorado el comping, que ahora es mucho más ergonómico.

 

Linda toma

Steinberg Cubase 6

Todos los músicos no son grandes “performers”, y algunos necesitan tocar varias veces antes de lograr su mejor nivel. Uno se encuentra así, muy a menudo, con varios archivos de audio en su pista y necesita cortarlas y hacer un “best of” de las tomas afin de obtener LA toma perfecta. Por supuesto, esta toma, llamada comping, ya era posible en las versiones anteriores de Cubase, pero esta vez, Steinberg ha trabajado la ergonomía y el comping ahora es un verdadero placer. ¿Por qué? Es lo que vamos a descubrir...

 

Cuando grabas, tienes la posibilidad de hacer en bucle, así las varias tomas se apilán automáticamente, y se acceden todas a la vez, activando la función “Lane” en la pista. Sólo tienes entonces que cortar las tomas en varias partes (las tijeras cortan todas las lanes simultáneamente), y hacer clic en las partes que quieres conservar. No hace más falta mover los eventos, ahorras tiempo y evitas errores. Botones Solo están disponibles en cada lane para que puedas escuchar una toma particular antes de seleccionarla, o no.

 

Otra mejora, las pistas ubicadas en un mismo grupo ahora están atadas para la edición. Esto es muy útil con grabaciones en multipista (un instrumento tomado por varios micrófonos), como lo hemos visto en el acápite anterior. Al final, estas nuevas funcionalidades no son espectaculares, pero traen innegablemente mayor comodidad, permiten minimizar los errores y ahorrar tiempo.

 

Pero las novedades no sólo conciernen el audio, el MIDI también recibe funcionalidades inéditas, y no de las menos importantes...

 

El Expresionismo

 

Steinberg Cubase 6

Empezamos con la novedad más importante en la sección MIDI, el Note Expression. ¿Qué se esconde detrás de este nombre? Algo muy sencillo, y muy potente. Antes, cuando uno grababa un instrumento MIDI polifónico, las diferentes notas simultáneas se podían controlar por varios parámetros, como la modulación, el pitch o el volumen. Pero estos últimos afectaban obligatoriamente todas las notas de un acorde. Ahora, es posible editar estos parámetros en una sola nota que compone un acorde, algo que desmultiplica las posibilidades. Me explico: si tocas tres violines virtuales en el mismo tiempo en tu teclado (tocando un acorde), será posible aplicar un parámetro (la modulación por ejemplo) a una de las tres notas. Esto puede servir a los usuarios de bancos de sonidos que quieran obtener instrumentos más realistas, o a los exploradores sonoros en busca de nuevas posibilidades.

 

Notamos también otra novedad conveniente, los Scaling Tools. Estas herramientas permiten editar un grupo de notas MIDI en un hacer clic con el ratón, para aumentar o bajar por ejemplo los valores de un parámetro, mientras conservas la misma escala, o aplicarle un fade in o un fade out.

 

 

 

También se pueden importar Key Switchs con varios instrumentos virtuales compatibles (el HALion Symphonic Orchestra o el Sonic SE por ejemplo), o administrar los Dynamics (los matices) en el Key Editor. Así, los pianissimo, mezzo forte o fortissimo (entre los 12 símbolos) que provienen del editor de partituras están disponibles en las articulaciones del editor. Es algo práctico cuando uno utiliza un plug-in compatible VST 3.5. Toma nota que los matices pueden ser controlados por la velocidad, el volumen u otro CC.

 

Ahora dejamos el teclado y enchufamos una guitarra eléctrica: rock n’ roll...

 

En rack

Steinberg Cubase 6

A la manera de Logic con su Amp Designer, Samplitude y su Vandal, Pro Tools y su Eleven Free, Sonar y su Guitar Rig 4 LE o Digital Performer y su Custom ’59, Cubase propone ahora un simulador de ampli de guitarra casero, el VST Amp Rack (premio del nombre original 2011). Este plug-in recopila una serie de amplificadores (7 en total) que simulan los grandes nombres del mundo de la guitarra: Marshall, Fender, Vox, y sus colegas.

 

 

Steinberg Cubase 6

Cada uno dispone de su propio bafle, y será posible colocar, antes o después del ampli, uno o varios pedales de efectos: delay, chorus, overdrive, fuzz, octaver, tremolo, flanger, phaser, reverb, EQ... No falta nada, excepto, quizá, un whammy, una distorsión, un harmonizer o un modulador en anillo. En cuanto a la interfaz, la gente de Steinberg ha elegido algo “sencillo y eficaz”. Uno dispone así de 6 pestañas: uno para los efectos colocados antes del preampli (se puede conectar 6 efectos), uno para los amplis, uno para los bafles, uno para los efectos colocados después del ampli (6 también), uno para el posicionamiento de los micros, y uno para el master que incluye un ecualizador de tres bandas, un afinador y un volumen global. Nota que los efectos pueden colocarse en el orden que quieras.

 

 

 

 

Steinberg Cubase 6

Globalmente, los sonidos son convincentes, por un plug-in incluido en un secuenciador. El programa es sencillo, pero va directo al grano, el crunch no suena muy aplastado y las distorsiones no son ridículas. Uno podrás así empezar a trabajar sin problema. Sólo lamentamos la ausencia de un ampli para bajista, o que sólo dos micrófonos estén disponibles (un SM57 y un U87). Además, estos últimos sólo se pueden colocar en el mismo sitio (7 ubicaciones posibles). Estamos lejos de la flexibilidad de un Guitar Rig 4, pero es gratuito (bueno, se tiene que comprar Cubase 6). Por último, el afinador nos pareció algo dormido, y fue poco preciso cuando estaba despertado. A pesar de eso, acogemos la llegada de este plug-in que hacía realmente falta en las versiones anteriores del secuenciador.

 

 

Les Paul Sature
00:0000:26
  • Les Paul Sature00:26
  • Les Paul Sature 200:12
  • Esquire Clair 100:31
  • Esquire Clair 200:31
  • Esquire Crunch 100:21
  • Esquire Crunch 200:16

 

 

HALion

Steinberg Cubase 6

Otra gran novedad de la sexta versión de Cubase, aparece una versión ligera de HALion Sonic. La nueva Workstation virtual de Steinberg contiene no menos de 1232 sonidos o bucles de instrumentos realizados con Yamaha, con numerosas posibilidades de procesamiento, de edición o de programación, gracias a un nuevo motor sonoro. El programa es realmente completo y de uso fácil. Nota que si te enamoras del software, Steinberg propone un upgrade de la versión SE a la versión completa. ¿Pero cuáles son las diferencias entre esta versión light y la versión completa? Primero, la edición no existe en la versión SE, sino una serie de controladores (los Quick Controls) para modificar algunos parámetros seleccionados por el editor. Visto las posibilidades de edición de la versión completa, los más tweakers podrían rápidamente gastar los 200€ (sólo 50€ de descuento entonces) necesarios para la actualización. El modo standalone también ha desaparecido, como la reverb REVerence (pero está en Cubase 6). Notamos también la ausencia del arpegiador/arreglador Flex-P, que nos había gustado mucho en la versión completa, y por supuesto, el banco sonoro lleva menos presets y sonidos. Sin embargo, el hecho de tener en la caja de Cubase 6 una workstation como HALion Sonic, aunque le falte algunas funciones, es algo muy apreciable. HALion Sonic SE se sustituye entonces honorablemente a HALion ONE y todos los sonidos de este último están incluidos en el Sonic SE. En resumen, el software es una navaja suiza que rápido podría ser indispensable. Por último, nota que una versión limitada de 60 días de HALion Symphonic Orchestra está disponible para los usuarios de Cubase 6.

 

 

Steinberg Cubase 6

Steinberg le hizo un lifting a Loopmash que pasa a la versión 2. Se añaden 20 nuevos efectos diseñados para el slicing, además de dos escenas (24 en total). Estas últimas se pueden arrastrar/soltar a donde quieras, y un deshacer/rehacer te permite experimentar sin destruirlo todo. También se puede arrastrar/soltar franjas de una pista a otra, y hasta al Groove Agent One, una función simpática. Es una actualización que apreciarán sin dudas los aficionados al electro y a las pistas de baile.

 

Terminamos con la tarifa de Cubase 6, disponible a 600€ en el sitio del editor, y a veces en tiendas, está en el promedio de los secuenciadores de gama alta. Además la oferta de plug-ins, con la llegada de VST Amp Rack y de HALion Sonic SE en el bundle, realza el secuenciador al nivel de la competencia. Si notamos que una función como el VariAudio todavía no ha sido implementada en algunos programas competidores, lamentaremos, sin embargo, la falta de herramientas para el Live, a la manera de un Mainstage en Logic por ejemplo.

 

Conclusión

Cubase regresa dos años después de la versión 5 con un refrito que subsana muchas carencias, gracias a su VST Amp Rack o el HALion Sonic SE. Hay muchas mejoras ergonómicas y acogemos la llegada de los scaling tools, de las lanes y de la simplificación de la edición multipista. Añádele un nuevo algoritmo de time stretch prestado por Zplane, una mayor detección de los transitorios, y el VST Expression 2 (matices, Note Expression), y tendrás una actualización convincente, que sea para guitarristas, loopistas, MIDIstas o para la edición. Sólo lamentamos que no hayan evolucionado las pistas de instrumentos, que no sea posible editar pistas en freeze y que le falte a la versión 64-bit algunas funciones, que al VST Bridge le falte estabilidad o que no sea muy práctico en algunas configuraciones. Eso aparte, Cubase 6 es una muy buena cosecha, por cierto.

 

  • Time Stretch Elastique Pro de Zplane
  • Scaling Tools
  • Mejoras ergonómicas
  • Edición multipista simplificada (directorios)
  • Mayor detección de los transitorios
  • Lanes
  • Note Expression
  • Mayor gestión de los matices
  • VST Amp Rack
  • HALion Sonic SE
  • El 64-bit en Mac
  • Realización de los tutoriales en vídeo
  • Detección del tempo
  • No hay in/out múltiple en las pistas de instrumento
  • No se puede editar una pista en freeze
  • Tutoriales en vídeo sólo en inglés y manual en pdf
  • Versión 64-bit que carece de alungos plug-ins y funciones
  • El precio de la actualización de HALion Sonic SE a la versión completa
  • Sólo compatible con Windows 7 y Mac OS X Snow Leopard