Opinión
Price engine
Anuncios
  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba del sintetizador virtual U-He Hive

¡Un sonido que pica el oído!

  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
Premio Valor Seguro 2015

Con su nuevo Hive, u-he no pretende ofrecer la precisión de Diva o la riqueza de Zebra 2, tampoco proporciona la modularidad de Bazille o Ace, sinon que quizo diseñar un instrumento sencillo tanto por su aspecto como su uso, con un sonido enorme. ¿Misión cumplida?

Establecido desde hace muchos años, 2001 exactamente, u-he (Urs Heckmann, su fundador) innegablemente es uno de los desarrolladores de programas que más capital de simpatía tiene en la red. Se debe esto a varios factores, entre ellos la atención y la interacción del fundador con sus clientes, lejos de las prácticas de algunos editores para quienes el cliente es un simple comprador. ¡Ojo! Estamos lejos de las prácticas risibles de “fanboys” de tal o tal marca. Y su fama tampoco sobreviviría en el mercado sumamente competitivo de los programas si los productos propuestos no casi siempre hicieran diana. La prueba es que empezó la aventura solo y ahora tiene un equipo completo, Heckmann en efecto contrató a varios colaboradores, entre ellos Sascha Eversmeier y Howard Scarr. El nombre del primero les evocará excelentes recuerdos a los más ancianos (los plug-ins Digitalfishphones, gratuitos pero muy exitosos), y el del segundo a los aficionados al cine, la música y el diseño sonoro, siendo el creador, y sólo citaremos aquí dos participaciones ejemplares, de numerosos presets del Access Virus y fue el programador de sonidos para Hans Zimmer, en particular para The Dark Night o Inception. El Batman propició la realización de una versión especial de Zebra y de una biblioteca sonora dedicada, The Dark Zebra/Zebra HZ.

Que sea en el sector de efectos, Uhbik, Satin o Presswerk por ejemplo, o de sintetizadores, con Ace, Zebra o Diva, el editor cada vez propone soluciones y enfoques originales que suenan increíblemente (a veces a costa de un alto consumo del CPU) y cuya complexidad subyacente, la mayoría del tiempo, se hace invisible gracias a un enorme trabajo sobre la ergonomía y la interfaz gráfica (Heckmann en el pasado fue diseñador industrial, esto ayuda).

Así pues, cuando nos presenta su nuevo producto, haciendo hincapié en su simplicidad de uso, un consumo de los recursos del CPU muy bajo y, a pesar de todo, un sonido tremendo, naturalmente despierta nuestra curiosidad. Así que lo pusimos a prueba.

Introduciendo a u-he Hive

El sintetizador virtual está disponible en el sitio del editor, es evidentemente compatible con Windows (XP, Vista, 7 y 8) y Mac (desde el OS 10.5), 32 y 64 bits y en formatos AU, VST 2 y AAX (desde Pro Tools 10). Cómo se lo reprochamos a u-he con Diva, no existe una versión autónoma.

Máquina de prueba

MacPro Xeon 3,2 GHz
Mac OS 10.10.3
u-he Hive 1.0.0
Logic Pro X 10.1.1

El editor ofreció un precio especial durante el periodo anterior a la salida oficial (109 Euros por la versión Release Candidate, la cual teóricamente es idéntica a la versión definitiva), luego le aplicó la tarifa normal, la cual es de 180 dólares, IVA incluido (en el momento de este banco de prueba).

Se instaló y autorizó sin problemas, mediante el nombre de usuario y un número de serie proporcionado después de la compra. Así podemos instalarlo en múltiples computadoras, sin sistema de protección USB ni otro proceso de challenge/response limitado a un número fijo de máquinas. “Múltiples” aquí significa un número ilimitado de computadoras Mac y PC indistintamente. Una generosidad que nos gustaría ver en todos los editores de plug-ins.

Arquitectura simplificada

U-He Hive

Para crear Hive, u-he enfocó en la sencillez (pero no en la simplificación), la ergonomía y el sonido. No encontrarás múltiples ventanas, sub-menús en todas partes, sólo la conmutación del teclado presente en la interfaz entre dos secciones de modulación, y la vista central que pasa del modo Arp & Seq a Effects. El resto está inmediatamente al alcance, con el ratón o los controladores (el MIDI Learn como de costumbre es sencillo y rápido, asequible mediante la rueda dentada ubicada arriba a la derecha de la interfaz gráfica).

Hive funciona en modos Poly, Mono, Legato o Duo (con prioridad dada a las notas graves) y ofrece hasta 16 voces de polifonía. El sinte está diseñado “en espejo”, con una doble cadena de producción sonora. Cada una de las partes dispone, para empezar, de un oscilador (what else?). Este ofrece una selección entre varias formas de ondas, las cuatro básicas además de las Pulse, Half y Narrow (dos rectángulos fijos) y dos tipos de ruidos (Blanco y Rosado). También encontramos los habituales ajustes de afinación (grosera y fina), del arranque de la Fase (aleatorio, forzado o continúo), del Unísono (hasta 16 voces), de la desafinación y del volumen. Menos habituales son el Pan y su ajuste de anchura (Width), un Vibrato constituido por un LFO previamente asignado, común a los osciladores y al sub-oscilador, y cuyos Rate y Delay se ajustan desde la sección dedicada abajo a la izquierda (velocidad máxima de 32 Hz, no es posible hacer modulación de frecuencia), además de un Sub-Oscilador que dispone de tantas formas de ondas como el oscilador principal (con la posibilidad de reflejar la forma de onda del principal), con sus ajustes de afinación por semitonos y de volumen. La buena noticia es que la onda Pulse puede ser modulada (de forma estática mediante la función Constant, o dinámica mediante un LFO u otro modulador, lo trataremos más adelante), eso siendo posible tanto en el oscilador principal como el Sub-oscilador. Otras sutilezas muy convenientes incluyen un botón Solo para el Oscilador y el Sub-Oscilador y un menú que ofrece ajustes para los osciladores con el fin de obtener formas que corresponden a ondas típicas, instrumentos o sonidos icónicos. Este tipo de menú lo encontrarás en todos los modulos, es una forma muy rápida de ajustar un generador de formas dinámicas (envolvente) o un LFO por ejemplo.

Recorte bien hecho

Naturalmente sigue el Filtro, el cual es multimodo y con pendientes múltiples. También depende de tres opciones implementadas por el programador bajo el nombre Synth Engine: Normal, Dirty y Clean. Se tratan de tres tipos de filtrado, pero también afectan al resto del sinte. El modo Normal ofrece un filtro en cascada auto-oscilante dotado de una resonancia no linear (típico del Moog). Dirty es un tipo de filtro con diodos auto-oscilante (es difícil no pensar aquí en el del MS20). Clean muestra un filtro variable con estado linear, sin saturación ; será el que menos recursos del sistema requiere.

A continuación escucharás un ejemplo de una simple onda de sierra filtrada en modo Low-Pass 24 (dB/octava), con cada uno de los modos en el orden enunciado más arriba y movimientos del Input Gain:

00:0000:00
U-He Hive

Se escuchan bien las diferentes posibilidades ofrecidas por cada Synth Engine, del filtrado sutil hasta destrucciones sónicas (el Synth Engine Clean no suena tan fuerte, su resonancia siendo mucho más violenta que las demás). La construcción del filtro permite encaminar de forma independiente ambas fuentes de la cadena, además de las de la otra cadena: en otras palabras, el Osc1 y le SubOsc1 pueden entrar en el Filt1, pero también los Osc2 y SubOsc2 y vice versa. Ya nos da una idea de la riqueza timbral armónica que puede resultar de esto. Entre otros refinamientos, se dispone de una ganancia en entrada (ideal para notar la diferencia de comportamiento de los tres modos), un volumen en salida, un seguimiento progresivo del teclado (KeyTrack) y de la cantidad de acción de los LFO y del generador de envolvente Mod (se pueden usar indiferentemente los de la primera o de la segunda cadena de audio). Aprovechamos para mencionar el botón Link que, una vez activado, repercuta en la cadena 2 todos los ajustes realizados en la primera, tomando en cuenta las posiciones relativas de los botones. Última sorpresa, la salida del filtro 1 puede enviarse al filtro 2. ¡Bien hecho!

Movimientos muy ordenados

U-He Hive

Terminamos la presentación de los módulos básicos (el nivel global de amplificación se ajusta mediante un solo pote Output) con el LFO que ofrece controles de Phase, Rate, varias posibilidades de reinicio o no de la fase (Sync, Single, Gate o Random), funcionamiento uni- o bipolar mediante el botón “+”, varios valores de velocidad (en divisiones rítmicas o duración) y ocho formas de onda. En lo que va de los generadores de formas dinámicas, con el clásico ADSR, uno se asigna al ampli, el otro primero al filtro (ambos también se encuentran de nuevo en la matriz). Cada uno dispose de su ajuste de sensibilidad a la velocidad. Estos generadores son muy rápidos y es fácil reproducir los “clics” tan apreciados en las máquinas analógicas. Guinda en el pastel, puede variar el modo de activación de los generadores: Gate, One Shot, LFO1 o LFO2 así permiten usarlos de forma tradicional o que se reactiven mediante uno de los LFO. ¡Chapo!

Recordamos que todo lo que acabamos de describir se multiplica por dos.

Último generador de movimientos, la matriz de movimiento se acede mediante los botones MM1 y MM2. Lleva 12 slots en total, cada uno permite elegir una fuente (modulos internos, controladores MIDI, funciones), y dos destinos (un principio que viene de Zebra, se clica/arrastra el blanco hasta la selección), con tasas bipolares y posibilidad de pasar (Via) por un modulator que se elegirá en una lista idéntica a la de la fuente. Cada slot cuenta con su botón Bypass y un menú de asignaciones previas muy convenientes.

Como lo dijimos más arriba, es sencillo pero no es simplista.

Sección Central

En la parte central del sinte se encuentra la sección de efectos en la cual se podrá encadenar en cualquier orden hasta siete efectos (mediante activación/desactivación). Se elegirá entre distorsión, delay, chorus, phaser, EQ, reverb y compresor. La sección puede desactivarse globalmente. Los ajustes de efectos se redujeron voluntariamente al mínimo, pero suenan muy bien (la pericia del programador al respecto está de sobra demostrada), aunque se puede usar una reverb o una distorsión externa más eficiente. Pero disponer de todos estos efectos internamente ya es muy util, y de nuevo lamentaremos de que no exista una versión autónoma (aunque hoy en día existen numerosas soluciones de alojamiento muy ligeras).

U-He Hive

Haciendo clic en ARP & SEQ, aparece la sección dedicada a estas herramientas. Primero los ajustes del reloj, el cual es común a ambas funciones, con la división rítmica (negra, corchea, semi y triple-corcheas), sincronización al tempo del host, ajustes Swing y Multiply (para las notas punteadas y los tresillos). Luego, el arpegiador ofrece ajustes de dirección (tal y como se toca, up, down, combinación de up y down, y aleatoria), octavas (hasta cuatro), Frame (permite disminuir la velocidad de reproducción del arpegiador) y Order (forma con la cual el arpegiador toca todas las notas antes de cambiar la octava, con cuatro modos para elegir). Por último, Restart es una excelente idea que permite especificar el número de notas que se tocará antes de que el arpegiador vuelva a empezar su ciclo (par e impar, ¡olé! se puede disfrutar de la poliritmia). Es otra herramienta común, pero lleva algo más que hace toda la diferencia…

El concepto es el mismo con el secuenciador. Al principio nos encontramos frente a un modelo por pasos clásico (hasta 16 pasos), con los ajustes habituales de transposición y velocidad, ligaduras, silencios o no (On, Tie, Rest) y tres controles de formas, Attack, Decay y Gate, pero también con un Modulator que no reproducirá las notas sino las informaciones CC indicadas en la línea dedicada. Dos botones Rotate permiten mover toda la programación con el fin de modificar el punto de inicio. Dynamic Velocity, cuando se activa, mezcla la velocidad del secuenciador con la que se toca. Y como lujo, a la manera de algunas máquinas antiguas, se pueden programar los pasos del secuenciador (en lo que va de notas) directamente desde el teclado, la altura y la velocidad se reconocen y asignan automaticamente. 

¿Pero cómo suena?

U-He Hive

Cuanto más exploramos el sinte, más posibilidades descubrimos, basándonos primero en el sonido por defecto, el cual sin embargo nos parece bastante común (pero también tenemos tendencia a olvidar cómo suena un sintetizador analógico, con una forma de onda sencilla). Esta sensación pronto se confirma cuando empezamos a programar o a explorar los numerosos presets, sobre todo porque U-He proporcionó una biblioteca de programas diseñados por los beta testers de Hive. Y el editor nos da una linda demostración de las posibilidades de la máquina virtual mediante un fuerte efecto de contraste. Cuando se inicia Hive, esto es el sonido por defecto:

00:0000:00

Y el primer preset disponible suena así:

00:0000:00

Muy buen efecto… Pero ahora exploramos las diferentes posibilidades sonoras del programa, a partir de los presets, de creaciones o modificando los ajustes existentes, buscando siempre la forma de aprovechar las capacidades expresivas mediante las ruedas, el aftertouch y más.

Empezamos con los bajos, sucesivamente redondos, ácidos, con mucho ataque (o no), efectos de formante y graves muy confortables, para contentar a todo el mundo.

00:0000:00

Leads agresivos, o al contrario más redondos con, a veces, efectos de ducking de efectos muy bien hechos. Los filtros tipo MS20 o Moog suenan de maravilla, y encontramos tanto sonidos habituales como colores más recientes. La matriz de modulación permite asignar los controladores deseados a todos los destinos, lo que garantiza una expresividad conforme con lo que uno quiere tocar.

00:0000:00
U-He Hive

Me habían impresionado los pads de Diva. Si no encontré exactamente en los de Hive el aspecto pleno y los ligeros movimientos de los de Diva, aun así son muy logrados y ofrecen sonidos variados. Notaremos simplemente que aprovechan, al igual que otros sonidos, de los sonidos, cuando Diva a veces puede prescindir de ellos. Pero aún las formas de ondas más básicas suenan, algo que no todos los sintes logran.

00:0000:00

Vamos a ver ahora los diferentes sintetizadores, teclados, stabs, plucks y más. Aquí también, la diversidad es un placer para el oído, y uno se sorprende dudando de que los sonidos vengan de la misma “máquina” (no es un problema de identidad sonora, sino que el editor provee tres comportamientos distintos…).

00:0000:00

Terminamos con las secuencias y los arpegios, de los más clásicos a los más sorprendentes. Es uno de los numerosos puntos fuertes del programa.

00:0000:00

Conclusión

Cada vez es más complicado probar los productos de u-he y encontrarles defectos. En efecto, el programador muestra mucha regularidad en la forma de diseñar y realizar sus productos, que sea desde el punto de vista de la técnica, de la ergonomía o del contenido, es decir el diseño sonoro, y la creación de los presets que ilustran las posibilidades del programa.

Los osciladores están muy bien hechos (los Sub-Oscs no son “simples” octavas, sino que las posibilidades de modulación ofrecidas aquí son bastantes raras, y uno disfruta de mucho más que un sintetizador clásico con dos osciladores) y se comportan muy bien en todo el espectro. Los filtros, sin ser exactamente los mismos que los de Diva, suenan muy bien (el grano del Dirty es un encanto), la matriz muy bien diseñada (y fácil de utilizar), al igual que el secuenciador, el cual se programa con mucho gusto, que sea con el ratón o en directo. Y los efectos cumplen una función muy bien pensada para traerles el toque final al las sonoridades (y no cubrir efectos u osciladores pobres, como muchas veces suele ser el caso). Todo esto con un consumo de los recursos del CPU que hace olvidar la exigencia de Diva al respecto. Hive se suma inmediatamente a mi arsenal de instrumentos que uso para tocar en vivo, probablemente en lugar de su hermano mayor, Diva, el cual a veces me parece limitado en cuanto al consumo cuando se usa en conjunto con otros sintes/hosts/efectos.

Sin embargo, lamentaremos dos cosas: la ausencia de una versión autónoma, y el resto de efecto que se escucha al cambiar el preset y que a veces provoca artefactos no musicales y algo altos. Si no está previsto el standalone, quizá pueda u-he mejorar el último punto, el cual puede ser molesto. Queda dicho.

En todo caso, es un nuevo éxito para u-he, Hive un verdadero instrumento capaz de cumplir con todos los deseos y matices, tantos para obtener sonidos delicados como potentes. Una misión cumplida que merece entonces su Award Valor Seguro.  

  • U-He Hive
  • U-He Hive
  • U-He Hive
  • U-He Hive
  • U-He Hive
  • U-He Hive
  • U-He Hive
  • U-He Hive

 

Audiofanzine's review:
Premio Valor Seguro 2015
Puntos fuertes Puntos débiles
  • Sonido
  • Ergonomía
  • Menús de ajustes previos
  • Número de presets, todos de excelente calidad
  • Diseño de los osciladores
  • Calidad de los filtros
  • Tres modos de operación (Normal, Dirty y Clean)
  • Matriz de modulación
  • Sustain via doble clic en una nota
  • Inicio de los generadores de formas dinámicas
  • Arpegiador y secuenciador, muy eficientes y fáciles de usar
  • Bloqueo de los parámetros
  • No hay versión autónoma
  • Restos de los efectos de un preset al otro que a veces provoca ruidos no deseados
Comentar este artículo
  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it