M-Audio Fast Track C600
+
M-Audio Fast Track C600

Fast Track C600, USB audio interface from M-Audio in the Fast Track series.

  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba de la AVID/M-Audio Fast Track C600

Por la vía rápida

  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Con conectores en un lado, controles encima, la nueva Fast Track C600 rompe con el diseño en rack o medio-rack al cual nos había acostumbrado M-Audio. ¿Se debe el cambio a que, después de haber peleado durante mucho tiempo en el campo de las funcionalidades, ahora los constructores se interesan más en la ergonomía? Sin duda ninguna.

Al igual que la industria textil o del disco, el pequeño mundo del material de audio está agitado por fenómenos de moda, así como se puede observar cada año en las grandes ferias internacionales NAMM o Musikmesse. Pisando los talones a Line 6, hubo un momento en que todo el mundo, desde Ibanez hasta Vox y pasando por Zoom, Fender o Marshall, se puso a fabricar amplificadores de modelización antes de lanzar, unos meses después, también al unísono, una ola de amplificadores de bolsillo, y después llegó otra ola de amplificadores a válvulas de 5W. Siguiendo las huellas de Samplitude o de Altiverb, también hubo la época del “nosotros también tenemos una reverberación de convolución” que ahora deja sitio a “sí pero la reverberación algorítmica es mucho mejor”. Otro ejemplo que demuestra que el mercado se comporta como borregos, la salida de una docena de grabadoras de bolsillo tras el éxito del Zoom H2.

Ahora bien, tengo el gran placer de anunciarte que llegó una nueva moda, concierne esta vez las interfaces de audio externas: la interfaz “desktop”. ¿A quién se debe? Es difícil saberlo con certeza aunque la Onyx Satellite de Mackie, salida en 2006, y sobre todo la simpática Konnekt 6 de TC Electronic, de 2008, hacen el papel de precursores, y fueron seguidas recientemente por Steinberg con las CI2/CI2+, Lexicon con la I-Onix U42S y ahora por Roland con la serie Capture, Steinberg con la UR28M, Propellerhead con Balance o M-Audio, entonces, con las nuevas Fast Track C400 y C600...

El principio de la interfaz “Desktop” es sencillo: en vez de guardar todos los controles y luces de la interfaz en el canto frontal, a la manera de un rack de efecto, se colocan encima del dispositivo, y se instalan los conectores en frente o por detrás. De este modo, el periférico pierde su accesibilidad en un rack pero su uso es más cómodo: uno dispone de botones y pilotos más grandes, más espacio entre ellos, hasta un mayor número de funciones. Tal es el caso de esta Fast Track C600 que probamos hoy, hermosa como el encuentro fortuito...

... de una Tarjeta de Sonido y del monolito de 2001 Odisea del Espacio en la mesa de un home studio

AVID M-Audio Fast Track C600

Lo menos que se puede decir, al sacar la C600 de su caja, es que M-Audio ha dado un viraje en el diseño de sus productos. Basta con los plásticos de color gris en las antiguas interfaces, ahora llega el color negro a la manera del casco de Darth Vader. La interfaz alterna entre plásticos mates y brillantes, iluminados aquí y allí por unos LED de color verde, azul, rojo o naranja. La estética global es un éxito, y aunque nos hubiera gustado que el fabricante utilizara plásticos de calidad superior, hasta metal para que la manipulación de los potes y conmutadores no pareciera “barata”, tenemos que reconocer que la sobriedad del diseño tiene encanto. Relativamente ligera, pero suficientemente pesada para que no se mueva en tu mesa (además está equipada con patines antideslizantes), la C600 tiene buena pinta entonces, y tanto su panel inclinado como el espacio entre sus controles deja augurar una muy buena ergonomía.

AVID M-Audio Fast Track C600

Lo que primero llama la atención es este potenciómetro de volumen grande a la derecha, flanqueado por dos pequeños potenciómetros para ajustar el nivel de las dos salidas de auriculares embarcadas (independientes, en los canales 1/2 y 3/4). Encima de eso, tres conmutadores permiten activar/desactivar los pares de salidas de audio de la tarjeta: el conmutador A pilota las salidas 1-2, el B las salidas 3-4 y el C la salidas 5-6. De tal modo que puedes perfectamente utilizar esta sección como un controlador de monitoreo, conectándole un par de altavoces a cada par de salidas y pasando sencillamente de uno al otro. Otro detalle muy interesante en esta sección, la presencia de un bloque de comandos MIDI destinado a pilotar tu secuenciador. Reproducir, Grabar, Detener, Volver y Avanzar rápido: lleva todo lo que uno necesita, además un botón “Multi” permite programar 8 acciones secuenciales adicionales (en resumen, defines 8 acciones que se realizarán una tras la otra cada vez que pulses el botón). En resumen, si es cierto que no estamos frente a una Mackie Control, la interfaz permite ganar mucha comodidad con estos comandos que nos gustaría ver en todas las interfaces de audio.

En la parte izquierda, encontramos los controles dedicados a las cuatro entradas de audio de la tarjeta con, una vez más, un pequeño refinamiento relativo al espacio disponible: un vúmetro con LED de 8 segmentos por cada entrada de la tarjeta. Esto simplificará grandemente el ajuste de la ganancia antes de lanzar la grabación... Por lo demás, no es una gran sorpresa, cuenta con un conmutador para el atenuador en cada entrada y dos conmutadores para activar/desactivar la alimentación Phantom común a las entradas 1/2 o la común a las entradas 3/4. Precisamos para terminar que las entradas 1 y 2 están dotadas de un botón adicional para cuando se utilicen los conectores del panel frontal o posterior.

AVID M-Audio Fast Track C600

¿Cuál es la diferencia entre estos últimos? El formato de la entrada. En el panel frontal, y frente a las salidas de auriculares en el formato Jack de 6.35mm ubicadas a la derecha, disponemos así de dos entradas en formato Jack de 6.35mm, la entrada 2 siendo una entrada de alta impedancia señalada por un pictograma que representa una Guitarra. Mientras que en el panel posterior de la tarjeta, encontramos 4 conectores en el formato combo Jack/XLR para las entradas 1 a 4. Para las entradas 1 y 2, se podrán elegir entonces los conectores frontales o posteriores, lo que explica la presencia de los dos conmutadores Front/Rear presentes en la parte superior de la tarjeta.

AVID M-Audio Fast Track C600

El resto de los conectores en el panel posterior es sin sorpresa, con 6 salidas de nivel de línea en formato Jack de 6.35mm, una entrada/salida S/PDIF en un conector RCA, una entrada/salida MIDI en formato DIN 5-pin, un conector USB y una toma para el transformador que permitirá enchufar la tarjeta. Es un detalle que tiene su importancia, porque si utilizas el cable USB para alimentar la C600, sólo tendrás acceso a las entradas 1 y 2. Si quieres aprovechar las cuatro entradas, tendrás entonces que enchufarla... Igual con las salidas de auriculares, podrás utilizar una sola sin alimentación externa.

Con aire de MBox

AVID M-Audio Fast Track C600

Después de instalar el piloto en nuestra computadora (un MacBook Pro), lanzamos el panel de control que nos parece familiar... ¡Por supuesto! Se parece exactamente al de la MBox Pro probada hace poco. El aspecto gráfico es idéntico, excepto la ubicación de algunos menús y botones, porque las interfaces no proponen exactamente las mismas funcionalidades. En todo caso, se hace sentir el acercamiento de Avid y M-Audio, algo que no necesariamente es malo porque este panel de control nos había convencido cuando probamos la MBox Pro. Se puede visualizar las 4 mesas de mezcla virtuales, una por cada par de salidas (3 analógicas y una digital), y encontramos los ajustes habituales: solo, muteo, panorama, envíos/retornos para la reverb, la cual propone 6 algoritmos (además de un delay y de un eco)... En las opciones será posible asignar el botón de volumen grande únicamente a ciertas salidas, configurar los faders en post o pre, ajustar la frecuencia de muestreo, la fuente del reloj... ¡Y más!

En el menú “Multi-Button Settings”, uno podrá asignar a algunas funciones los botones disponibles en la interfaz. Así, los botones de transporte podrán utilizarse con Pro Tools o con cualquier otro secuenciador, y eso por una razón muy simple: se asigna un atajo del teclado (una o más teclas y un modificador - alt, control, shift, command) a cada botón. Así, si tu software soporta los atajos, algo que ahora es común, se te simplifica la vida.

AVID M-Audio Fast Track C600

El botón Multi funciona de forma un poco distinta, porque será posible asignarle una suite de atajos del teclado. Por ejemplo, si pulsas una vez, se inicia el proceso de grabación, pulsas una segunda vez, esta acción detiene la grabación y la tercera vez, regresa al marcador 3, y de nuevo. Sabiendo que uno puede añadir hasta 8 “pasos”, podrás inventar cualquier combinación. En uso, este tipo de botón es un poco limitado para la mayoría de los usuarios. Por ejemplo, la única forma de volver sencillamente al principio de la cadena es terminar la secuencia. Sea lo que fuese, si alguien encuentra una combinación interesante y útil, le invitamos a compartirla en los foros.

Por último, nota que es posible organizar el panel de control de forma vertical u horizontal, como con la MBox Pro, o mostrar el flujo de la señal (flow).

Pasamos ahora a las tomas sonoras.

Me pica la guitarra

AVID M-Audio Fast Track C600

Con el fin de probar esta pequeña interfaz, hemos utilizado un micrófono estático Audio-Technica 4040, una guitarra acústica Takamine y nuestra interfaz MBox Pro, mucho más costosa. Para probar el preamplificador, hemos conectado un cable en Y a nuestro 4040 frente al cual instalamos nuestra guitarra, que cableamos a la Fast Track C600 y a la MBox Pro, cada una siendo conectada a una computadora. Previamente, hemos calibrado los niveles entrantes, colocando el micrófono frente a un altavoz que produce una señal sinusoidal de 1000 Hertzios. Una vez ajustados los niveles, notamos que la Fast Track tiene una buena reserva de ganancia, porque con el pote no se tendrá que pasar las 12 horas. Es un muy buen primer punto porque muchas veces, en las interfaces de entrada de gama, se tiene que girar el pote a los tres cuartos de su carrera para obtener un nivel correcto.

Después de haber comparado los archivos de audio, los grabados con la Fast Track y los de la MBox Pro, podemos decir que la pequeña M-Audio se defiende. La definición del sonido Mbox parece ser mejor, en particular en el primer rasgueo, pero la diferencia es ligera. Vista la diferencia de precio entre las interfaces, se puede decir que la interfaz de entrada de gama se luce. El preamplificador es sensiblemente mejor que el que equipa las Fast Track anteriores, sin duda ninguna.

A petición de algunos AFicionados, hemos enviado un nivel de línea con el fin de comparar los convertidores. Aquí también, la diferencia es muy ligera. A continuación están los ejemplos sonoros, para que puedas formarte una opinión:

AT4040 Fast Track C600
00:0000:27
  • AT4040 Fast Track C60000:27
  • AT4040 Mbox Pro00:27
  • Line Fast Track C60000:32
  • Line Mbox Pro00:32

En uso, la C600 resultó ser muy práctica, con sus botones de transporte, su pote de volumen grande, su formato desktop. En cambio, el botón Multi no nos pareció muy útil, pero a algunos les podrá encantar, ¿quién sabe? También lamentamos el funcionamiento de los potes A, B y C para activar/desactivar las salidas de línea: el hecho de pulsar uno de los botones no desactiva las otras salidas. Y es algo que podría resultar útil cuando se utilicen varios pares de altavoces. Para terminar con el servicio de quejas, nos quedamos dubitativos en cuanto al interés en tener una interfaz con 4 preamplificadores integrados. La mayoría del tiempo, un músico solo necesitará únicamente dos preamplificadores y el que quiera grabar una batería querrá por lo menos 8.

Conclusión

La nueva Fast Track C600 es un éxito, en todos sus aspectos. El formato desktop es muy conveniente, los ajustes al alcance, las entradas de guitarra y salidas de auriculares accesibles e independientes, y tiene buena pinta. El lado plástico puede dar la impresión de que es frágil, pero en esta gama de precio, uno no lo puede tener todo. En lo que va del sonido, notamos un verdadero progreso y la comparación con la MBox Pro, mucho más costosa, favorece la pequeña C600. Que se trate de los preamplificadores o de los convertidores, la M-Audio se defiende muy bien y hará muchos favores a músicos que no desean pagar más de 350€ y necesitan 4 preamplificadores. De un año para otro, notamos que se mejora la calidad de los productos de “entrada de gama”, y la Fast Track confirma la tendencia.

Puntos fuertes Puntos débiles
  • Diseño simpático
  • Concepción Desktop, práctica
  • Preamplificadores y convertidores de calidad
  • Botones de transporte
  • Gran potenciómetro de volumen
  • Dos salidas de auriculares independientes
  • Entrada/salida S/PDIF
  • Precio
  • Plástico algo barato
  • Botón multi-secuencial no necesariamente útil