Fender Bassman TV Ten Combo
+
Fender Bassman TV Ten Combo

Bassman TV Ten Combo, Combo Bajo from Fender in the Bassman series.

Opinión
Price engine
Anuncios
  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba del Fender Bassman TV Twelve

Ampli a la antigua
  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Los años 50 vieron nacer los primeros bajos eléctricos firmados por Leo Fender, con el famoso Precision Bass, y por supuesto, los primeros amplificadores Bassman con revestimiento de Tweed. En la ocasión de este no-aniversario, Fender lanza una nueva gama de amplificadores particularmente inspirados por estos pioneros.

 

Que sea para las guitarras o los bajos, Fender siempre ha jugado la baza de la nostalgia, proponiendo instrumentos que recuerdan las leyendas de antaño, algo muy difícil de encontrar hoy en día. Es lógico que los amplificadores de bajo tampoco lo eviten, y es con la serie Bassman TV que Fender promete modelos que se más acercan a los amplificadores Bassman de los años 50, tanto por su diseño como por el sonido.

 

La gama se compone de cuatro modelos: el Duo Ten dotado de dos altavoces de 10” Fender Special Design Eminence, el Fifteen con una bocina Celestion Green Label de 15”, el Ten con una Celestion Green Label de 10” y el Twelve, equipado con una Celestion Green Label de 12” y que será el tema de este banco de prueba. Nota que los modelos Duo Ten y Fifteen embarcan ruedas, una buena idea visto su peso (27,8 kg cada uno).

 

Cuando lo saques de la caja, te seducirá de inmediato: el revestimiento de tweed a la antigua, el chasis cromado cuyo efecto espejeante permite repeinarte, los potenciómetros negros “cabeza de pollo”, lo tiene todo. El modelo Twelve que hemos probado integra un altavoz de 12” y se hace notar por su peso y su volumen: 20,23 kg en la báscula y medidas de 50,80 x 55,88 x 32,39cm, ¡está bien! La calidad del acabado y del ensamblaje no deja dudas sobre la robustez del ampli, podrá seguramente aguantar las largas horas de ensayo, de estudio o de concierto. El viejo logo Fender, la luz roja y la rejilla de tela frente a la bocina dan el último toque al diseño irresistible del Bassman TV. Un solo pequeño defecto: nos hubiéramos gustado tener un asa de cuero en vez del vulgar trozo de plástico.

 

Tiene corazón

 

El Bassman TV integra un preamplificador con válvulas 12AX7, una amplificación de clase D y un circuito pasivo. Suministra una potencia de 150 vatios a 4 Ohms a través del altavoz Celestion Green Label de 12”. En cuanto a los ajustes, no hay nada extravagante o sorprendente aquí, recuerda que se trata de un ampli de tipo vintage. Propone un solo canal, dos entradas de instrumentos (incluso una con un atenuador de 6dB para adaptarse a todos los tipos de bajos) y los ajustes comunes de ganancia, graves, medios, agudos, volumen, y dos conmutadores Deep y Bright para empujar respectivamente las frecuencias bajas y altas. Por último, encontrarás el conmutador de alimentación con su testigo luminoso. En resumen, hasta los menos listos deberían de encontrar su camino. Fender recomienda subir la ganancia del ampli, el volumen, y hasta usar un pedal de overdrive en entrada, al Bassman le gusta estar empujado al máximo. Por último, tendrás que mirar hacia el dorso de la bestia para ver los dos pequeños detalles anacrónicos: una simpática salida XLR (que permite atacar directamente una mezcladora o una interfaz audio digital) con Ground Lift para evitar los bucles de maza, y un pequeño ventilador que permite enfriar un poco la máquina. Terminamos con los respiradores en el panel posterior, uno está tapado por una placa de madera.

 

¿Y suena?

 

Sólo hace falta coger el primer bajo que tengamos al alcance, en este caso un Fender Jazz Bass Road Worn, y colocar un micrófono Beyerdynamic M88 frente a la bocina.

Encendimos el ampli y el ventilador se activó discretamente. No te preocupes, no se escuchará en las grabaciones, el ampli es tan potente que cualquier nota cubre fácilmente el ruido emitido por el pequeño ventilador.

 

La ecualización es tanto suave como musical y eficaz. Será imposible sacar un sonido malo de esta pequeña caja, sean cuales fueren los ajustes utilizados, es un punto muy positivo. La ganancia permite hacer resaltar el grano sutil y agradable del ampli, y el switch Deep cumple muy bien con su función de boost. El Bright es más tímido, sobre todo con nuestro Jazz Bass. La acción del botón del volumen está muy bien adaptada, no suministra toda la potencia del ampli en la primera mitad, lo que permite poder utilizar el Bassman en una habitación sin que tiemblen las paredes. Lamentamos solo la ausencia de un switch de standby, es práctico para que las válvulas queden calientes mientras se corte el sonido del ampli. La potencia del amplificador no está sobredimensionada, de forma que se podrá empujar como se debe, para extraer la verdadera personalidad del ampli, y para nuestra gran felicidad.

 

Entonces, por supuesto, suena vintage, redondo y cálido, y la polivalencia no es la calidad primera del Bassman TV. Pero cuando uno opta por este tipo de material, sabe lo que puede esperar, y el ampli asuma plenamente su enfoque “nostálgico”. Ya estamos avisados. Finalmente, el único pequeño toque moderno es la salida XLR, es muy práctico y cumple perfectamente con su papel: grabar el sonido del ampli sin pasar por un micrófono.

 

A continuación están algunos ejemplos audio con el micrófono, y con la salida XLR:

00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00


00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00
00:0000:00

 

Conclusión

 

Fender sí ha entendido que la nostalgia no solo afecta a los guitarristas, y si uno puede reprochar a la marca californiana que convierta algo viejo en algo aún más nuevo, sin embargo, nos alegramos por la calidad del Bassman TV, tanto al nivel sonoro como estético. El ampli es fácil de usar, dispone de un carácter innegable y suena sumamente bien. ¿Qué podremos reprocharle entonces? Ser sí mismo, exclusivamente: tiene un sonido y una personalidad propios y nada más. Te gustará, o no.

 

  • Diseño atractivo
  • Calidad de fabricación
  • Sonido vintage muy bueno
  • Fácil de usar
  • Ajustes musicales y eficientes
  • Salida XLR
  • Su carácter...

 

  • ...Pero una polivalencia limitada
  • Switch Bright algo tímido
  • No hay standby