Mackie Onyx 820i
+
Mackie Onyx 820i
Opinión
Price engine
Anuncios
  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba de la Onyx 820i de Mackie

¿Un Pro Tools en una Mackie?

  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Después de lanzar l’opción FireWire en sus interfaces Onyx, Mackie continua con la Onyx 820i, una mezcladora FireWire proporcionada con el programa Pro Tools 8 M-Powered. ¿Algo para NRVar M-Audio?

Onyx 820i
Cuando llegó el paquete de la Onyx 820i a la oficina de AudioFanzine, fue grande la sorpresa. En efecto, no habíamos oído hablar de una nueva serie de mezcladoras analógicas de Mackie, ninguna información había filtrado en internet, además, entregada con Pro Tools M-Powered. La mesa viene con pilotos “universales” compatibles con el secuenciador de DigiDesign. No sabemos si se trata de un acuerdo entre el papá de Pro Tools y Mackie, o si el fabricante ha tomado aquí una libertad, DigiDesign Francia no ha, en el momento de escribir este banco de prueba, oído de ningún acuerdo. Además, si la caja contenía una Onyx y un Pro Tools M-Powered, este último no forma parte del producto que encontrarás en tiendas. Por eso nos interesaremos sobre todo en la mezcladora...


Fuera de la caja



El diseño global de la mezcladora es muy bueno, y la fabricación de aluminio le da un aspecto robusto y bastante elegante, lo que es un buen punto para una mesa de mezcla de entrada de gama. Los usuarios de las mezcladoras Mackie no se sentirán despistados por los botones de plástico, de los conmutadores Solo y Mute a los potenciómetros de ecualización. Sus dimensiones bastante compactas (361 x 229 x 96mm) y su peso relativamente alto de 4,4kg dan una cierta impresión de solidez. A ver si confirma en situación “live”. Añádele cuatros pies de goma y tendrás una linda mesa que no se mueve.

Vamos a ver ahora la parte más técnica con las posibilidades que ofrece esta Onyx...


Las franjas



Onyx 820i
La mezcladora tiene 8 canales en entrada: las dos primeras franjas son monoaurales con una entrada de micro en formato XLR, una entrada jack de 6,35mm que acepta un nivel para línea simétrica y asimétrica, y un nivel para instrumento (cambiable mediante un conmutador) para conectar una guitarra eléctrica o un bajo. Una alimentación Phantom de 48V está presente para los micrófonos estáticos, además de un filtro de corte-bajo a 75Hz. Un ajuste de la ganancia que va de -20 a +40dB permite ajustar el nivel de entrada de la fuente y un diodo rojo “OL” (OverLoad) alerta cuando la señal empieza a saturar. Un LED verde “-20dB” indica que la señal entrante sobrepasa el nivel máximo. No es suficiente para lograr un nivel correcto, pero desgraciadamente es el caso con muchas pequeñas mesas de mezcla, una cuestión de precio, también de espacio disponible.

El ecualizador es de tres bandas, y la banda de los medios es paramétrica: podrás elegir la frecuencia corregida. Los filtros de tipo “shelve” (tramo) agudos fueron establecidos a 12kHz y los graves a 80Hz. La franja media es un peak que puede barrer las frecuencias entre 100Hz y 8kHz. Debido a la selección de las frecuencias, el ecualizador debería de reaccionar bien con las voces, por ejemplo. Una cosa interesante, el ecualizador puede colocarse antes o después de enviar a la salida FireWire. Era uno de los defectos principales de la 1220, en efecto era imposible grabar a su computador el ecualizador de la mezcladora. ¡Y es una pena, vista la calidad muy honorable del EQ! Con la 820i, el usuario podrá elegir, o rechazar, durante la grabación, las modificaciones realizadas con el ecualizador de la Onyx. Mackie ha corregido aquí el error de las series anteriores, es una muy buena cosa.

Debajo están los dos envíos a los circuitos auxiliares, sus salidas físicas en jack de 6,25mm (simétrica o asimétrica) se ubican debajo de las franjas 5-6. Los retornos podrán hacerse en estéreo, en jack 6,35mm. Uno encontrará también el intocable pote de panorama, además de los conmutadores Mute, Solo, y el pote de nivel de franja. Por falta de espacio, Mackie no pudo incluir faders lineales para los niveles, es una pena. Eso aparte, no parece faltar nada.

La franja 3-4 es tanto una franja mono de nivel micro/línea, como estéreo de nivel de línea. El ecualizador de tres bandas paramétrico se convierte en cuatro bandas de frecuencias fijas (400Hz para los medios bajos y 2,5kHz para los medios altos) y la entrada al nivel de línea puede hacerse en -10dBV o +4dBU, a elegir con el conmutador idóneo.

Las franjas 5-6 y 7-8 son idénticas excepto la posibilidad de enviar la salida FireWire 1-2 que proviene del computador directamente a la franja 7-8 vía un pequeño switch ubicado encima del ecualizador. Este último es de tres bandas fijas (2,5kHz para las frecuencias medias) y las entradas de línea tienen el formato jack de 6,35mm simétricas o asimétricas. La ganancia en entrada barre de -20 a +20dB.


Master y Control Room


Onyx 820i
La mezcladora tiene varios circuitos y salidas físicos: el “main mix” que saldrá por los conectores XLR ubicados en la parte posterior, las salidas “main out” en jack 6,35mm, los canales 7-8 del FireWire (útil para enviar una mezcla directamente al computador), pulsando el switch idóneo, o las salidas RCA “tape out”. El circuito “control room” se ruta a las salidas jack de 6,35mm (simétricas o asimétricas) del mismo nombre ubicadas en la parte posterior, y la salida de auriculares. Por último, el “Alt 3-4” que también sale en jack de 6,35mm, sirve de mezcla alternativa.  En efecto, es posible enviar una franja al circuito alternativo 3-4, pulsando el Mute. Se quitará así del “Main Mix” y se añadirá al “Alt 3-4”. Esta función es conveniente en muchas situaciones, en particular si quieres averiguar las fuentes antes de enviarlas a la mezcla principal en concierto.

Una sección de control está disponible en la mezcladora para seleccionar la o las fuentes que se enviarán al circuito control room/auriculares. Ambos circuitos tienen volúmenes independientes, pero las fuentes serán comunes. De esta forma se podrá enviar la mezcla principal, la entrada “tape” en RCA, las salidas 1-2 enviadas por el computador vía el FireWire, o el “Alt 3-4”. También será posible enviar el “control room” al “main mix”, cuyo efecto será cortar la llegada del “main mix” en el “control room”. Configurar una vía en solo cortará todas las otras fuentes y la enviará únicamente al circuito control room. Esta pista no se rutará a la mezcla principal pero esa última seguirá funcionando. Entonces se podrá escuchar una fuente en los auriculares antes de enviarla a la mezcla principal. ¡Práctico!


Talkback y Auxiliares


Onyx 820i+Pro Tools
El circuito Talkback dispone de un micro integrado a la Onyx, de un botón de volumen para enviar tu voz a los auriculares o al circuito auxiliar 1-2, pulsando simplemente el botón Talkback.

Finalmente, los circuitos auxiliares podrán ajustarse en pre (para los retornos de escena) o post fader (para los efectos, aun si la mezcladora no dispone de “faders” reales, sino de potenciómetros de volumen), y uno podrá ajustar los niveles de envío y de retorno globales para cada circuito auxiliar. Nota que la señal pre-fader es post-EQ, pero el soporte técnico de Mackie podrá modificarlo si quieres un pre-fader pre-EQ. Terminamos con un switch “RTN to AUX 1” disponible para enviar el retorno del AUX 2 al envío del AUX 1: una reverb pasando por los AUX Return 2 podrá enviarse directamente a los retornos de escena conectados a la salida AUX Send 1. Un último switch permite enviar una copia del Send 1-2 a los canales 5-6 del FireWire, es útil para utilizar un plug-in disponible en tu secuenciador con el circuito Aux de la Onyx.

Con la conexión FireWire, podrás enviar cada vía independientemente a tu computador, una copia del AUX Send 1-2 y el Main Mix. En cambio, sólo dos canales procedentes del secuenciador estarán disponibles y podrán rutarse al circuito Control Room o a los canales 7-8 de la mezcladora. Si eliges esta segunda solución, podrás aplicar la ecualización de la Onyx, el panorama, la ganancia y el volumen como una fuente normal. Nos hubiéramos gustado tener más salidas procedentes del computador... una pena pero nos conformaremos. Por último, cada envío al FireWire podrá hacerse en pre o post EQ, como explicado arriba, ¿pero qué pasa con los inserts y los faders? El canal FireWire es pre-insert cuando en pre-EQ, y pre-fader cuando en post-EQ. ¿Todavía estás con nosotros? Pues, no te preocupes, Mackie ofrece la posibilidad de cambiar todo es, con su servicio técnico. Cada uno podrá adaptar la configuración según sus necesidades, aun si pasar por el soporte técnico puede ser algo pesado...


Conexión y Sonido


Onyx 820i
La instalación del piloto universal se hizo sin problema y pudimos utilizar la interfaz FireWire con Logic Studio 8. Todas las entradas (8) y las salidas (2) estaban disponibles en el secuenciador.

Instalamos ahora el Pro Tools M-Powered entregado con la mezcladora (pero que, lo repetimos, no forma parte del producto Mackie y se tendrá que comprar por separado), con el CD y la llave iLok. El procesamiento se realiza normalmente, el programa se lanza y todo parece funcionar bien. Para tu información, tienes que desinstalar previamente todos los pilotos M-Audio en la máquina, sino Pro Tools no se iniciará. Mirando las propiedades audio del secuenciador, no damos cuenta que la Onyx 820i está reconocida como M-Audio ProFire 2626. Eso se parece más a un “hack” que otra cosa... Todas las entradas y salidas están presentes y parecen funcionar perfectamente. A ver ahora si DigiDesign/M-Audio no se opondrá a esta solución, con juicios o actualizaciones. A la hora de redactar esta prueba, tenemos poca información acerca de un hipotético acuerdo entre DigiDesign y Mackie. Esperamos que Mackie no farolea y que los usuarios no van a encontrarse algún día con una actualización de Pro Tools que bloquee las interfaces Onyx...

Para probar los preamplificadores, los ecualizadores Perkins y los convertidores de esta pequeña Onyx, hemos grabado una guitarra acústica Garrison con un micro DPA 4099.

Puedes escuchar el resultado, primero sin ecualización, luego con una pequeña ecualización, por supuesto todo fue grabado en Pro Tools.

Los preamplificadores tienen una reserva de ganancia bastante ajustada, tuvimos que empujar el potenciómetro casi hasta el máximo. Encontramos el mismo tipo de problema que en las interfaces audio de gama baja y media, con una ganancia exponencial difícil de ajustar con precisión en las fuentes débiles y que trae bastante soplo cuando está al máximo. Precisamos, sin embargo, a favor de los preampli, que el nivel de salida del micro utilizado tampoco era muy alto. A cambio, los EQ aparecieron bastante eficientes y de calidad bastante buena. Los convertidores nos parecieron muy respetables para  un material en esta gama. ¿En esta gama? Sí, porque el último argumento de esta 820i es su precio, muy inferior al de las antiguas Onyx con FireWire: 599€ IVA incluida.


Conclusión


Mackie golpea fuerte con esta pequeña mezcladora analógica con 3 preamplificadores de micro, EQ eficaces y una interfaz FireWire de 8 entradas / 2 salidas debajo de los 600€. El diseño y la fabricación son cuidados, y hacen de esta pequeña Onyx una buena sorpresa. Los errores del pasado fueron corregidos y la 820i es ahora muy completa y lista para el uso de muchos músicos en estudio y en concierto. En lo que va de la compatibilidad con Pro Tools, ya es un tema de polémicas fuertes porque parece que Mackie haya bricolado este detalle sin ningún acuerdo con DigiDesign. Sea como sea, tendrás que desembolsar 250€ adicionales para disponer del secuenciador, para una cuenta total de 850€. Tampoco es muy costoso, pero, en vez de incitarnos a comprar un programa de la competencia adicional, ¿nos preguntamos por qué el muy recomendable Tracktion no forma parte del paquete?

  • Relación calidad/rendimiento/precio
  • Calidad de la fabricación
  • EQ Perkins eficaz
  • Panel de conectores completo
  • FireWire pre o post EQ
  • Preamplificadores a veces ajustados
  • Sólo dos canales procedentes del computador
  • La compatibilidad con Pro Tools se parece más a un hack
  • Pro Tool M-Powered no está incluido y cuesta 250€