M-Audio CX5
+
Opinión
Price engine
Anuncios
  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba de los M-Audio Studiophile CX5

¡So Cexy!
  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Hace mucho tiempo M-Audio proponía sólo altavoces pequeños para uso multimedia. Después de dar una gran paso hacia adelante con los EXS 66 y mejorar la serie BX, el fabricante continúa su ascensión con los monitores de proximidad CX.

front
Cuando los sacamos de la caja, los CX5 nos causaron una buena impresión en lo que va del diseño : disponen de un acabado barnizado y de ángulos pulidos, mientras el panel frontal, con un lindo recorte de plástico de color gris antracita, tiene en el centro un piloto de color azul chillón. El peso del monitor da confianza en cuanto a su estabilidad, además un revestimiento antideslizante grande asegura que no se moverá en la mesa.

Como lo sugiere el nombre, los CX5 están equipados con boomers de 5” de kevlar con borde de plástico aislante, mientras el tweeter es un domo de seda de 1,25” en ambos altavoces. Integran un ampli de clase A/B que proporciona 40W RMS para los agudos y 50W RMS para los graves. Los CX disponen, como sus primas BX, de respiraderos en la parte posterior, eso implica que no se deben colocar demasiado cerca de la pared, o se alterará la restitución de los graves. Sin embargo, se diferencian mucho de los BX por el número de ajustes que embarcan.

Cuando el BX8a tenía un solo potenciómetro rotativo para el volumen, los CX5 proponen además del pote de volumen, 4 conmutadores para adaptar la respuesta del altavoz a su entorno de uso y limitar las restricciones que causan los respiraderos posteriores. Integra entonces un filtro de corte-bajo ajustable a 80 o 100Hz, un boost para los medios (+2dB a 2kHz en una franja de 1kHz), un atenuador/boost para los agudos (±2dB arriba de los 3kHz) y de un sistema de compensación de la proximidad a las paredes, basado en una tecnología propietaria llamada Acoustic Space.

Se trata de un atenuador avanzado que reduce de 2 o 4dB las frecuencias inferiores a 200Hz, gracias al cual uno podrá acercar los altavoces a una pared hasta 7cm. Todos esos ajustes son eficientes y particularmente bienvenidos porque era la funcionalidad que más faltaba a los BX, sobre todo porque eran muy, muy generosos en la parte baja del espectro (en la versión BX8a).

Acabamos con el panel posterior, con el interruptor de alimentación y los dos conectores de entrada : un combo TRS/XLR para la parte simétrica, y un conector RCA asimétrico.




El Sonido



Los CX5 han sido probados y comparados con los modelos Adam A5, se ha usado un Mindprint TRIO para cambiar entre los modelos.

Studiophile CX5_2
La primera escucha se hizo con Walk on the Wild Side de Lou Reed, y de golpe, se notó un sonido más apagado en los M-Audio. Después de activar un empuje de 2dB en la parte alta del espectro (en la parte posterior de los altavoces), recuperamos el brillo que faltaba : tanto las escobillas como la guitarra acústica o las reverberaciones en los coros, se nota un gain detallado, y ambos modelos se parecen bastante, aún si nos hubiéramos gustado poder configurar este boost con mayor precisión para no caer en algo agresivo.

Otra característica sorprendente : si los CX5 parecen bajar un poco más que los A5 (el altavoz de M-Audio es, además, sensiblemente más voluminoso), sin embargo en los medios graves quedan hacia atrás. El acorde de órgano sostenido en la parte final de Also Sprach Zarathustra lo demuestra de manera obvia : cuando uno pasa de un par de altavoces a otro, parece que no se escuchen las mismas cosas. Las notas graves resaltan más en los A5, y los CX5 favorecen las notas agudas. De forma global, los medios se distinguen más en los A5, resultan diferencias algo enormes cuando se escuchan mezclas personales, lejos de ser perfectas por supuesto : el medio es claramente lo que sobresale en los Adam, cuando los M-Audio parecen más “hondos” y ponen de relieve los graves y los agudos. Ambos modelos tienen una personalidad totalmente distinta.

Bajamos con el Angel de Massive Attack y su balanceo enorme : lo que sorprende con ambos modelos es la capacidad de manejar frecuencias tan graves a pesar de su tamaño reducido : por supuesto uno no tiene el resultado proporcionado por monitores con boomers de 10” pero tampoco está mal. Seguro que serán suficientes para trabajar. Estamos, sin duda, muy lejos de lo que proponían los constructores hace algunos años. Una vez más notamos la falta de medios bajos en los CX5, lo que confirma una cierta ausencia de materia en la caja clara de Enter Sandman de Metallica.

Terminamos con la imagen estéreo de los CX5 y, escuchando Time de Pink Floyd y sus juegos con el panorama en la introducción, no hay nada que decir. Los sonidos están bien colocados y la imagen es amplia.


Conclusión


No es fácil zanjar tras esta confrontación entre los Adam A5 y los M-Audio CX5, ambos monitores son muy coherentes, visto sus precios, y con una calidad muy superior a lo que uno podía encontrar en esta gama de precio pocos años atrás.

Si la selección puede ser una cuestión de gusto (a algunos no les gustarán los medios alto de los Adam, o la falta de medios graves de los CX5 a otros), algunos puntos adicionales también pueden inclinar la balanza a favor de uno u otro modelo : si el diseño de los M-Audio es innegablemente un plus, lamentamos, sin embargo, que esos monitores, algo más costosos que sus competidores (299€/unidad para el CX5 contra 289€ para los A5 en el mercado), no propongan un interruptor o un ajuste del volumen en el panel frontal, y que sus respiraderos posteriores no faciliten su colocación. Por supuesto no es nada grave, ¿pero por qué vamos a pagar más y tener menos?

Sea lo que sea, M-Audio ha cumplido su papel con éxito : propone un par de monitores que logran hacer la unión entre la serie BX y las serie DSM, con una calidad muy capaz de competir en el mercado.


¿Y en 8 pulgadas?

 

Comparados con los BX8a, los CX8 muestran diferencias enormes que justifican su precio : si los agudos y los medios son mucho más detallados, los graves son perfectos. Si buscas más bajo que lo que pueden ofrecer los CX5, sabes donde encontrarlo...

 

 


  • Buenos monitores a precio atractivo
  • Graves sorprendentes por modelos de 5”
  • Avances significativos desde la serie BX
  • Correcciones eficientes
  • Diseño logrado
  • Interruptor y volumen en la parte posterior
  • Respiradero posterior