Audient MICO
+
Audient MICO

MICO, Preamplificador de Transistores from Audient.

public price: 479 € +IVA
  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Mico de Audient : La Prueba

El Preamplificador Dual Mico de Audient
  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Cuando una marca tan seria como Audient sale un preamplificador de micro dual con simulación de tubos, ajuste de fase variable y salidas digitales, a precio de aproximadamente 1100$, uno piensa que le va a interesar a más de uno en su home studio. ¿Entonces, desilusión o revelación ?


El Mico, es su nombre, tiene la anchura de un medio rack pero es tan profundo y alto como una unidad de rack. Compacto y ligero, no ocupa mucho espacio en un pequeño home studio y se puede transportar fácilmente con un material de grabación portátil.

Visiblemente, tiene una alimentación externa, pero el adaptador no da problema. Es un cable con dos fichas conectadas a una caja pequeña que alimenta el Mico con un cable largo. Es una pena que Audient no haya puesto asas frontales, aún que su puedan quitar, para proteger los diales durante el transporte. Si se transporta frecuentemente, será necesario proteger el Mico. Y merece esta atención : su estética está particularmente lograda con un look pro sin la austeridad usual. Con su panel frontal de metal cepillado, sus diales de cromo (metal) y botones de colores vivos, el Mico parece bastante simpático, hasta elegante, que esté en la luz del día o en la penumbra de un estudio.


Una Abundancia de Conexiones


En la parte trasera encontramos 2 entradas combo jack/XLR, dos salidas XLR analógicas,una salida XLR digital para AES/EBU tanto como para salida coaxial S/PDIF, Toslink y WordClock. El Mico tiene su proprio convertidor A/D y saca ambas señales analógica y digital. Su frecuencia de muestreo se activa con el DIP-Switch en la parte trasera (no es práctico si el dispositivo está en un rack) y se puede ajustar a 44,1, 48 y 96kHz o en sincronización esclava conectada al reloj externo en la entrada WordClock, hasta 192kHz. Vemos entonces que el Mico ofrece una gran flexibilidad y se puede interconectar fácilmente. No obstante, falta una entrada insert para conectar un compresor o un limitador que permitiría evitar el clipping.

En la parte frontal hay una entrada DI jack para conectar instrumentos como guitarras y bajos. Conectar la DI anulará automáticamente las entradas jack y XLR traseros. Aparte de eso, ambos canales son idénticos. Cada uno tiene dos potenciómetros rotatorios de cromo, el dial izquierdo para ajustar el gain. A la izquierda de ellos están la alimentación Phantom de 48V y un pad de -10dB (desafortunadamente no funciona en modo DI). Entre los dos potenciómetros están los medidores de nivel que consisten en 3 LEDs amarillos (-36, -12, -6 dB) y un LED rojo para el clipping. No es tan preciso como una aguja de medidor pero es suficiente. Debajo del medidor hay dos botones de ajuste del paso alto. El botón izquierdo corta a 40Hz, el derecho a 80Hz y ambos a la vez cortan a 120Hz. También hay un botón de fase reversa y el último botón está dedicado a activar funciones especiales de cada canal, ajustable con el potenciómetro derecho.

Todo eso es muy claro, legible y fácil de usar.  Las luces de los botones dan una buena visibilidad de la configuración en curso. Pero como los botones no son muy espaciados, toma un poco de tiempo para acostumbrarse a ellos. Nada demasiado delicado, sino que muchos botones y diales en una superficie pequeña no tienen la misma ergonomía que en un rack completo.

Sin embargo hay un defecto : los potenciómetros son un poco flojos, tampoco son redondos sino allanados. Significa que se ajustan girando la mano. Además, tus dedos tocarán fácilmente otros diales o botones durante el cambio de parámetros, particularmente los diales de gain si usas la mano izquierda. Fuese mejor tener potenciómetros más firmes que no cambiasen tan fácilmente. Entonces deberías de tener cuidado.


¿El Sonido?


Antes de hablar de las funciones especiales, vamos a hablar del sonido “básico” del Mico. La respuesta : realmente agradable. El sonido es claro, cristalino, sin estar frío. Lo peor que se podría decir es que falta ligeramente de personalidad, ¿pero realmente es un defecto ? El sonido me recuerda un poco a los preamplificadores RME, tal vez un poco más cálido. Le puedes añadir también un excelente ratio de señal/ruido.

Y si quiere aumentar un poco el color y la calidez, HMX está aquí para eso.


HMX : ¿Tubo o no Tubo?


HMX es un circuito que añade harmónicas a la señal para enriquecer y colorear el sonido, un poco a la manera de un circuito de tubo con mucho gain. ¡Es muy eficaz! Apenas activado, aún con el dial a cero, se puede escuchar un sonido esculpido y con un color guapo. Gira el potenciómetro, si tienes un nivel de entrada alto, tienes distorsión. No he conseguido, sin embargo, una paleta de colores de sonidos amplia, porque cuando giras demasiado el dial del HMX, el sonido se convierte rápidamente, a mi parecer, a algo sucio sin claridad ni definición. Se puede usar el HMX como un efecto especial, pero claramente no estará apropiado para todo.

Pero cuando lo parametrizas suficientemente  para colorear el sonido, el HMX da buenos resultados ganando en presencia y riqueza mientras sigue estando limpio y claro. Nota que HMX sólo afecta el sonido del primer canal.


Ejemplos sonoros


Todos los ejemplos se han grabado en 44,1kHz con el Mico vía la salida óptica S/PDIF a un RME Multiface. Excepto la conversión a MP3, el sonido no ha sido tratado (ni siquiera una normalización).

El primer ejemplo es una grabación estéreo de un Bouzouki con un AKG C414 y una cápsula CMC5 Shoeps MK4 con cambio de fase gradual de 180 grados durante la extracción.

example1_bouzouki_variphase_mp3 es una combinación de las dos pistas separadas que permite escuchar el efecto.

Ambas pistas mono separadas example1_bouzouki_right_AKGC414 y example1_bouzouki_left_ShoepsCMC5_mk4 te permitirán reconstruir la señal estéreo a tu gusto.

El segundo ejemplo es la grabación del Bouzouki dentro de la DI para una pista, y grabada con el C414 para la segunda. example2_bouzouki_DI&mic_stereo_mp3 te permite escuchar el resultado en estéreo.

Para la canción MacAlpine's Fusiliers, la voz se ha grabado con un C141. El HMX está activado al principio de la segunda estrofa (en la palabra “stripped”), primero a nivel bajo, y aumentado gradualmente.

El ejemplo SM58_HMX es una grabación con un SM58 y permite escuchar el efecto del HMX, a un nivel razonable al principio, luego aumenta progresivamente.

Bouzouki y voz : Georghe Frederico Loriolescu


Variphase


La segunda función especial, llamada Variphase, funciona con el segundo canal. Permite variar la fase de la señal de 180 grados.

El ajuste de fase se realiza a través de un sistema de filtrado que efectúa un intervalo de la frecuencia. El manual del Mico dice que la prioridad sigue siendo la colocación de los micrófonos, pero que la fase “manual” se puede usar para afinar los resultados. Esto funciona muy bien, como se escucha en los ejemplos sonoros. El ajuste de fase con Variphase permite esculpir el sonido de linda manera. Pero usarlo en un home studio puede ser delicado : si la fuente de sonido no está aislada de la parte de monitoring, resultará complicado ajustar el sonido si la fuente directa esta alta. En este caso se tendrá que efectuar varias pruebas y escuchar luego las grabaciones para poder encontrar el ajuste apropiado.

Aunque el Mico tenga una entrada DI, no se puede usar para el re-amperaje, tampoco tiene un nivel de salida para instrumentos con buffer para conectar a un amplificador o un efecto de guitarra o de bajo. El Mico ha sido diseñado ante todo para grabar micrófonos. Por supuesto se puede grabar un bajo o una guitarra eléctrica. Conecta el instrumento al DI y usa el segundo canal si necesitas grabar un ampli con un micrófono. Pero requiere un Y-box adicional para conectar ambos Mico y ampli.

El Mico, sin embargo, es bastante práctico y apropiado si quieres grabar un instrumento electro-acústico que lleva un piezo. Se conecta el instrumento al DI y se usa el segundo canal para el micrófono. El resultado es excelente, porque el Variphase permite esculpir completamente el sonido.


Conclusión


El Mico no es perfecto, y tiene un par de pequeños defectos. Uno de los más importantes es la falta de inserts. Ya hemos hablado de los diales flojos, también se puede mencionar que cuando se aumenta el gain, va bien casi todo el camino, pero al final se pasa de la raya de repente. Entonces ten cuidado si quieres un gain alto. Igualmente, es una pena que cada vez que aprietes un botón (HMX, Variphase, low-cut), se genere un ruido. No es dramático pero te quitará el gusto de cambiar los ajustes durante la grabación.

A pesar de estos detalles, El Mico es una compra que vale la penar considerar. Alguien que ya tiene un buen equipo tendrá, por aproximadamente 1100$, dos preamplificadores de calidad con funciones simpáticas, especialmente el Variphase que se usa en las entradas de línea. Para los que buscan un buen primero preamp, es una compra aún más pertinente, con un precio razonable, una gran calidad de sonido, su portabilidad y sus funciones que amplían la paleta del sonido. Y con su salida digital no hace falta cambiar de tarjeta de sonido. Los pequeños sacrificios hechos para hacer del Mico un producto compacto y de precio razonable no hace olvidar que es un producto profesional, con su acabado, la calidad del sonido y sus funciones múltiples. En resumen, es un aparato muy atractivo.


  • Calidad del sonido
  • Concepto inteligente
  • Funciones muy útiles
  • Elegancia
  • Portabilidad
  • Riqueza de la conexiones
  • Convertidor integrado

  • No hay inserts
  • Potenciómetros algo flojos