RME Audio Babyface
+
RME Audio Babyface

Babyface, USB audio interface from RME Audio belonging to the Babyface model.

  • Aumentar o reducir el tamaño del texto
  • Imprimir

Prueba de la RME Fireface

USBebé
  • Like
  • Tweet
  • +1
  • Pin it
  • Mail

Se han generalizado las interfaces de audio compactas en los últimos años, ahora le toca a RME, el fabricante sale su Babyface, compatible USB 2 y muy esperada por numerosos músicos e ingenieros de sonido nómadas...

En este fin de año son numerosas las novedades en RME, y la gama de interfaces de audio externas sigue creciendo con una Fireface UFX de gama alta, y una Babyface, que vamos a probar hoy, y que completa la oferta de RME en entrada de gama. El término “entrada de gama” es muy relativo, con un precio aproximado de 550€... De hecho la Babyface hoy en día es la interfaz externa más compacta y asequible del constructor alemán, y ya guiña al músico nómada en busca de una buena calidad de audio.

 

Cuándo recibimos la interfaz, hace algunos días, habíamos realizado un vídeo del desempaque (en francés):

 

 

 

 

 

Encontramos entonces el manual de usuario, su extensión y su alarguador que permite conectar entradas y salida adicionales a la Babyface (más abajo), el cable USB 2, una linda funda para transportarlo todo, el cableado y por qué no un micro, y la única, la Babyface, vestida de azul y gris. La interfaz es bastante compacta (100 x 25 x 160mm), y su peso de 500 gramos permite que quede estable en la mesa y le da una cierta impresión de robustez. Esta sensación la refuerza la caja metálica de color azul, la marca de fábrica de RME. Los botones y la rueda de jog son de plástico, este último no parece tan sólido, esperamos que los primeros meses de utilización intensiva no quite la razón...

Plug-in Baby

 

RME Audio Babyface

En cuanto a las entradas y salidas, podemos decir que, a pesar de su tamaño, la Babyface es completa, con sus dos entradas de micro en formato XLR, sus salidas (también en XLR), su entrada/salida MIDI en DIN de 5 clavijas y su salida de auriculares en jack TRS de 6,35mm (que también podrá servir como una salida de línea). Todo eso se ubica en la extensión que se conecta a la Babyface mediante un conector D-Sub de 25 clavijas, similar a los que equipaban nuestras tarjetas de vídeo VGA. En la misma interfaz, encontramos la entrada de instrumento, que se sustituirá a la segunda entrada de micro cuando se active a través de TotalMix FX, y la segunda salida de auriculares que no está separada eléctricamente de la primera. Esto significa que el volumen máximo bajará cuando dos auriculares se conecten simultáneamente y que la señal de audio es obligatoriamente idéntica. Uno no podrá, entonces, tener dos mezclas distintas en los dos auriculares, una pena. Por último, encontramos una entrada y una salida ADAT en TOSLINK, y eso es una buena sorpresa, visto el tamaño y el precio de la interfaz. El usuario podrá conectar entonces un convertidor y añadir 8 canales de entradas/salidas, esto está muy bien. Además, nota que la interfaz dispone de una entrada para alimentación externa (no incluida) y de un cable USB de dos tomas, por si acaso el puerto USB de tu computador no suministrara suficiente potencia (la Babyface necesita 300mA para funcionar, según el constructor).

 

 

RME Audio Babyface

La parte superior de la interfaz agrupa los LEDs y los botones que permiten controlar algunos parámetros sin pasar por el programa TotalMix FX. La rueda de jog permite controlar las ganancias de ambas entradas analógicas (por separado o simultáneamente), los volúmenes de las salidas de línea principales y de la salida de auriculares. Uno podrá seleccionar el modo (In, Out o Phone) con el botón “select” ubicado justo debajo de la rueda. Un simple pulsar la rueda de jog permite armar el dim (reducción temporal del volumen) cuando en modo Out o Phones. Un último LED indica el estado de la sincronización del reloj digital, cuya fuente es interna, o la entrada digital ADAT y S/PDIF.

 

Dos líneas de 10 LEDs sirven de Vúmetros para las entradas o las salidas, está muy bien por una interfaz de este tamaño. En general, los fabricantes se contentan con un par de luces, bravo RME!

 

Vamos a ver ahora la parte software...

 

Driver y TotalMix

Después de instalar el piloto en nuestro iMac de prueba, nos encontramos frente a la ventana de ajustes que permite definir la frecuencia de muestreo, la fuente del reloj o el modo de la salida óptica (S/PDIF o ADAT).

RME Audio Babyface

 

A diferencia de la versión para la interfaz Fireface UFX (60 canales), la mesa de mezcla virtual ofrece 22 canales para la Babyface, y se ha quitado el módulo dinámico que incluye un compresor/expander y un nivel automático. Es una pena, sin embargo conserva el ecualizador de 3 bandas, el filtro de corte-bajo, la reverberación y el eco, a tal precio no está mal.

 

Todas las funciones tradicionales están presentes: los grupos de solo, mute y fader, los snapshots, los loopbacks, el modo de matriz... La interfaz gráfica es fluida, quizá se deba a una recién actualización.

 

Ahora sólo falta enchufar la guitarra y el micro.

 

En uso

No hizo falta alimentar externamente la interfaz para funcionar en nuestro iMac, el puerto USB siendo suficiente para alimentar la Babyface. Con el tamaño del buffer configurado al mínimo (32 muestras), tenemos una latencia en entrada de 2,449ms y en salida 2,154ms, está bien. La latencia de los convertidores es, como mucho, de 1ms, según la frecuencia de muestreo:

 

 


A continuación puedes ver la latencia en Guitar Rig 4 Pro:

 

 

 

 

RME Audio Babyface

Evidentemente, con este tamaño del buffer, más vale tener un computador muy potente y no acumular demasiados plug-ins. Con el fin de probar los preamplificadores y convertidores, hemos utilizado nuestra guitarra acústica Gibson J-200 y nuestro micro Oktava mk-012-01 que tiene la particularidad de ofrecer un nivel de salida bastante débil. En general, uno tiene que subir los preamplificadores hasta los tres cuartos del final del recorrido para obtener un nivel correcto con la mayoría de las interfaces de audio de entrada, hasta de gama media. Con la Babyface, será suficiente girarlo hasta la mitad de la carrera, lo que muestra que la interfaz tiene una buena reserva de ganancia (60dB según el constructor). Además, no hemos oído ningún soplo, zumbido o distorsión, y el sonido es muy neutro: un muy buen punto. Sólo lamentamos que no se pueda ajustar la ganancia con mayor precisión que por saltos de 3dB. Los convertidores también son de muy buena calidad, en particular tiene una muy buena relación señal/ruido.

 

 

00:0000:00

 


También hemos probado la entrada de instrumento, con nuestra Gibson Les Paul, y enviando la señal a Guitar Rig 4:

 

Riff Guitar
00:0000:23
  • Riff Guitar00:23
  • Rythm Guitar00:23
  • Guitar Cat00:24

 

 

RME Audio Babyface

El ecualizador, la reverb y el eco son de muy buena calidad, a priori similares a los de la Fireface UFX, y la interfaz fue particularmente estable en nuestra configuración durante la prueba, aun si se oyeron crujidos cuando se ajustó el buffer en 32 muestras. Tampoco es muy potente nuestra máquina (Core 2 Duo de 2,4GHz).

 

Si necesitas más entradas y salidas, nota que será posible encadenar hasta tres Babyface, pero eso implica que el usuario tenga que administrar tres TotalMix FX, algo que no es muy práctico. Recomendamos entonces el uso del ADAT que parece mucho más cómodo.

 

En comparación con lo que ofrece la competencia, la Babyface se instala muy bien en el sector “ultra nómada” y es la única que proponga el ADAT. La Duet de Apogee cuesta aproximadamente 100€ menos, pero no es compatible con Windows, tampoco ofrece entradas/salidas digitales ni procesamiento o efectos integrados. Otras interfaces pueden competir técnicamente con la Babyface, como la Ultralite Mk3 de MOTU, pero son soluciones más voluminosas.

 

Conclusión

RME cumple con sus objetivos, con una interfaz compacta, robusta y que ofrece una calidad sonora innegable. Por aproximadamente 550€, el bebé propone dos preamplificadores de micro y convertidores de calidad, una entrada/salida ADAT, una rueda de jog, una funda, y dos lindos vúmetros. Añádele TotalMix FX, la mezcladora virtual que permite administrar 22 canales, procesamientos (ecualizador, filtro, reverb y eco), y obtendrás la mejor interfaz nómada del mercado, ni más ni menos. Uno podrá lamentar la falta de precisión de los ajustes de la ganancia, el hecho de que sean encadenadas las salidas de auriculares o la supuesta fragilidad de la rueda de jog, pero nada es perfecto en este mundo...

 

  • Calidad de los preamplificadores y convertidores
  • Entrada y salida ADAT
  • TotalMix FX con EQ, reverb y eco
  • Vúmetros de 10 LEDs
  • El tamaño (algo importante, al final)
  • Caja de metal
  • Alimentada por USB
  • Rueda de jog y botones prácticos
  • Funda de transporte simpática
  • Los Reyes están en camino...
  • Ganancia de entrada con saltos de 3dB
  • Se duda de la solidez de la rueda de jog de plástico
  • Dos salidas de auriculares dependientes
  • Tengo que devolverla